jueves, abril 12, 2012

Poemas de María Dolores Guadarrama Orozco



Desde el Samalayuca

Sólo habitan aquí
árboles de encino
entre el verde y el ocre
y la tierra es muy roja
y las
piedras muy rojas
y el lenguaje de los pájaros

indescifrable

Tierra norteña
Cuánto
rigor y qué estrépito
con esta sequedad que nos abraza
desde el
Samalayuca.

El bermellón del cielo
se
destiñe lentamente,
es fuego que
juega
entre
los matorrales.

Se ha ido el
Sol

duerme sereno
en la cuna de las montañas.




De la perfecta simetría del verde

Entre los manzanos
luz de plata
de bruñidos destellos
cielo que transparenta
la mañana,
luz difuminada
en magnífica tinta
gamas del mineral
que canta y llora.

Ojos que oyen el movimiento
de la nube
y vuelan
en un acto febril,
en las sedosas alas
de pájaros

hechas para mi deleite.




Al alba

Cantan los
pájaros

sus alegres trinos
El aliento de Dios

es el rocío
despierta
la hierba
entre la tenue luz
de los últimos astros

el día aparece.




Sus ojos de lámpara

La soledad blande sus dedos largos
aprieta la yugular
hasta saltar la sangre
por entero
acaso es esa puerta azul,
ese ruido que se oye en la calma

la puerta roja del deseo...

La soledad nos ladra como un perro
clava sus ojos de lámpara en la noche
del miedo.




De entre los arcos

Una rubia esperanza
canta la
hierba,
y el
mineral se inquieta
y destila su
ámbar.

Entre los arcos
por donde se distinguen
las nubes color naranja
una lluvia de pájaros
anuncia la noche
y sus misterios.




Para alegrar la mesa

Prepararemos yerbanís
para que perfume la casa
que
su vapor caliente
el
frío de las habitaciones.

Preparemos la mesa,
pongamos frutas
sobre las
cestas
que el amarillo generoso

de las guayabas
ilumina
la tarde.

Que la pereza helada
de este
invierno no nos toque.

Hasta
alegrar con el olor del pan


esta dureza.




Porcelana del día

La fina porcelana
del día se desgaja
resbala
es
una acuarela
un fresco que revela
los antiguos humores.



Decimonónica

Palomas que bordan la azotea
en las tardes de otoño
la luz dibuja la línea de las nubes
los días de verano se han ido.
Anciana
¿qué
extraña lengua masculla tu boca?
con esa piel enjuta
pegada a tus huesos
con ese miedo amargo
al frío venidero
El tiempo avanza, es cierto
la penúltima estación

del milenio se marcha
en sus carros de fuego.



Día en la montaña
.
Dormita el día en la montaña
en su perfecto azul
junto a los altos pinos
a donde encuentra el sol reposo
y se apacientan los rumores del mundo.



En la hoja del acero

Frente al vino y las frutas
en la ciudad de los puentes
bajo el aroma de los dulces almendros
y la definición del mundo en acuarela

Los días se precipitan
se agitan
se pierden volubles
como las hojas de los árboles
sobre el agua de los ríos

Un día, y otro día
En el columpio de los tiempos
por los andamios del mundo

Una inusual belleza
el brillo incesante
sobre la hoja del acero.
María Dolores Guadarrama y Johnny Barbieri
María Dolores Guadarrama Orozco. Poeta mexicana, Ciudad Cuauhtémoc(1958), Estado de Chihuahua.
Autora de los poemarios: Sangrar el trigo (1996), de Onomatopeya Editores, y Molinos de viento (1994), obra que le publicó la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH). Cuenta, además, con dos libros de poemas en coautoría: Hipérboles para una arpía (2003), de Carteles Editores, y Quinto para un pretérito (2002), de CONACULTA y el Instituto Chihuahuense de la Cultura. En la actualidad se encuentra lista para impresión una compilación de su obra publicada denominada El frágil sonido del silencio (2011) y trabaja en un nuevo proyecto literario, El muro de las mascaras.
Sus poemas han formado parte de recopilaciones como la Antología de Poesía y Narrativa Hispanoamericana, de Lord Byron Ediciones publicada en Madrid, España, y de antologías publicadas en territorio nacional como Color y palabra en la mujer chihuahuense (2010), del Colectivo Mujeres en la Cultura y la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH); Nectáfora.
Antología del beso en la poesía mexicana (2009), de Fernando Reyes y la editorial de la Universidad Autónoma de México (UNAM); Agualluvia de letras (2009), de Federico Corral Vallejo y Tintanueva Ediciones; Químicamente puras (1997), Evas de un paraíso reencontrado (1995), de José Vicente Anaya y Guadalupe Salas, con la edición de la UACH; Tendedero poético (1995), de José Aragón y Editorial Asbaje y Red Cultural Sor Juana, entre algunas otras.
Premios Recientes:
Octubre 2011 Medalla de Oro por Excelencia Literaria Otorgada por la Casa del Poeta Peruano bajo el auspicio de La Universidad Mayor de San Marcos.
Becaria del premio David Alfaro Siqueros, en enero de 2012 premio que otorga el Instituto Chihuahuense de la Cultura bajo el auspicio del Instituto Nacional para la Cultura y las Artes en
México.
Premio Nacional de poesía 2012, dentro del marco de las conferencias magistrales bilingües de Norte América, celebrado en el mes de febrero en San Miguel de Allende, el corazón de México.

2 comentarios:

Poly Salazar dijo...

Qué hermosa alma de esta mujer llamada María Dolores Guadarrama.... tan bellas sus letras.... me pregunto por qué no agregaron a esta página la letra de su bello poema: Tierra, tan solo tierra..... Un abrazo!!

Poly Salazar dijo...

Qué hermosa alma de esta mujer llamada María Dolores Guadarrama.... tan bellas sus letras.... me pregunto por qué no agregaron a esta página la letra de su bello poema: Tierra, tan solo tierra..... Un abrazo!!