sábado, julio 18, 2009

Los poetas descentralistas: ¿hacia una poética de clase?

Festejábamos aquella descentralización cultural (sobre todo con la poesía) que se dejaba sentir con fuerza en Lima, una descentralización que no sólo se produce en las provincias del Perú, sino en la propia capital (ya hay una bonita propuesta para este año de recitales en los conos de Lima: Norte, sur, este y oeste, como con los cuatro suyos), y de pronto nos llega esta nota, muy simpática, de nuestro amigo Roberto Salazar, reflexionando sobre este fenómeno descentralista que se produce en el Perú hoy en día, y que a continuación publicamos.
Los poetas descentralistas: ¿hacia una poética de clase?

Por:Roberto Salazar

La poesía desde un punto de vista de la labor integradora de numerosos y nuevos poetas que buscan un espacio, encarna las experiencias de vates casi anónimos que ven trasladar sus individuales escritos hacia espacios inéditos y fundirlos creadoramente
con aquellos poetas lugareños constituiría un rasgo implícito de obrerismo en la literatura ; implicando esto el trabajo que supone trasladarse con sus poemas y libros a ciudades del interior del país, suscitando con esto la apertura del gran publico hacia el fenómeno literario y poético, que va venciendo los límites de la cofradía o del reducido círculo de aficionados en torno a Lima como una metáfora de noche, movida especialmente reducida hacia el ámbito de lo urbano o lo citadino . Cabe señalar la experiencia de VES y del grupo Eridita a la cabeza del cual destaca una prometedora voz, la de Karina Valcarcel y otros. Estos poetas en su mayoría exponentes de la generación 2000 hacia delante y hacia atrás también (participan de esto poetas de los 90 como Noble Katerba Recargado y poetas del grupo Neón de lucida actuación precisamente en este decenio) conllevarían la propuesta de todas las artes; la poética de la protesta contra la oficialmente establecido y porque no, la oposición a aquellos grupos formados en el sistema ;como por ejemplo, los poetas editores que irrumpen en el escenario poético de Lima en torno a sus propuestas individuales con un claro acento capitalino y hegemónico apoyados en su acceso a publicaciones bien financiadas en lo económico. No soslayo la legitimidad de sus propuestas poéticas, las cuales también suponen un esfuerzo arduo y silencioso pero si destaco el apoyo brindado por críticos afamados y también la hasta ahora indiferencia a estas inquietudes descentralistas renovadoras y nacionalistas ( en el sentido de la construcción de una identidad nacional que conlleva la participación e integración a través de la literatura; ejemplo notorio es el lanzamiento en estos espacios (huacho julio del 2009) del narrador puneño Reynoso y su libro : FEBRERO LUJURIA, libro en el que se muestra las contradicciones que supone la trasgresión hacia el terreno de lo pagano de una fiesta de carácter eminentemente religioso como es la Fiesta de la Virgen de la Candelaria.
Por ello y concluyendo estas apreciaciones , es positivo para la poesía peruana moderna no redundar en visiones de fenómenos exclusivistas en el terreno de lo citadino y hegemónico y mirar con atención el desarrollo de estas iniciativas descentralizadoras la cual seguirá en otras ciudades llevando la voz de una nueva poesía y enlazándolas también con esas otras poéticas que no ven su trabajo reflejado en la gran metrópoli y estos se pierdan en el silencio más absurdo.

1 comentario:

Michael dijo...

jajaja... Noble Katerba Reloaded... que buena